Contador de Visitas

lunes, 14 de febrero de 2011

Un día de playa

Fue un acuerdo entre las compañeras de trabajo de mi esposa, para conocer en donde una de ellas y su marido compraron un terreno y están construyendo su futura casa en la playa, el sector es San Sebastián cerca de Cartagena para el que no se ubica, una día antes nos pusimos de acuerdo y como era el chófer tenía que preocuparme de todo lo relacionado con el vehículo, agua,bencina,neumáticos. La salida fue en la mañana como a las 08:00 horas y después de pasar a buscar a todos (5 en total) tomamos rumbo a San Sebastián por Camino a Melipilla y por la ruta 78, al cabo de una hora y media estábamos entre playa y bosque, justamente entre cerros y bosques es que ellos compraron un sitio de 10 x 20 mts. La llegada al lugar exacto en donde edificarán su casa fue una anécdota, la ruta entre cerros al puro estilo de Valpo. le dio un toque de aventura por sus marcadas sendas y profundas quebradas, una vez ahí fuimos tratados super bien por los vecinos que se ayudan entre sí, especial atención al TATA y su señora que con sus buenos años recorridos aún viven la alegría de estar juntos, ella rápidamente nos dio desayuno con torta "selva negra" recién hecha, pues se dedica a vender tortas a todos los visitantes, dado que ellos hace años son locales de allá. Después de ese reparador y contundente descanso recorrimos los alrededores, ayudamos dando ideas para como debe ser su casa en la playa y fuimos incluidos con un dormitorio para las vacaciones venideras, lo cual entre broma y broma se agradeció, además hicimos contacto para intentar comprar un terreno de las mismas dimensiones que nuestros futuros vecinos con la clara intención de compartir la vejez como buenos amigos, nuevamente con el aire de la playa nos bajó el hambre y pensamos retirarnos de ahí para volver al pueblo, eso fue casi infartante, pues al tratar de devolvernos por el mismo lugar no fue posible y el auto con 5 adultos al interior empezó a patinar dando claros indicios que de esa forma y por esa ruta no llegaríamos a ningún lugar, después de ese episodio consultamos a una persona que iba por el camino y tomamos el rumbo indicado, salimos airosos de ese momento que para las chicas no fue agradable y yo me tuve que hacer el fuerte. Llegamos al pueblo en cosa de minutos y localizamos un Restorán, me estacioné cerca, ya dentro del local se demoraron en atendernos, repentinamente apareció el Chef (maestro de cocina) y comenzó a tomar los pedidos, algo en su mirada nos pareció especial no le dimos importancia pero era claro que su tendencia sexual hacia la diferencia, encargamos variadas ensaladas y dos tipos de pescado, Reineta y otro que no recuerdo por ahora, todo estaba bien hasta que la atención del Chef fue excesiva para con nosotros y especialmente conmigo, sentía su mirada pero la evitaba. Una vez terminado el ameno y relajado almuerzo nos dispusimos a tomar rumbo a "La Playa" nadie estaba preparado para bajar pero estábamos a cuadras, subimos al auto y llegamos rápidamente a la orilla. Nos acomodamos no muy cerca ya que nos antecedía un mar de gente, dormimos de lo lindo un par de horas y al despertar ya teníamos que marcharnos, hermoso lugar.

1 comentario:

Libelula dijo...

Interesante viaje el suyo.
Buen relato.
San Sebastian es un hermoso lugar, me parece que harían bien usted y su esposa en comprar un terreno ahí para sus años venideros donde mas encima tendrán buenos amigos cerca.
No hay como vivir cerca del mar.